21 de mayo de 2008

Gisela se vuelve a Andorra sin pasar a la final

La cantante catalana Gisela ha sido eliminada en la primera semifinal de Eurovisión, que tuvo lugar hoy en Belgrado y donde han sido elegidos diez de los 25 países que pasan a la final, en la que, por primera vez en su historia, tampoco estará Irlanda.

Los diez mejores clasificados entre diecinueve países son: Israel, Azerbaiyán, Noruega, Polonia, Bosnia-Herzegovina, Armenia, Finlandia, Rumanía, Rusia y Grecia.

Debido a un número récord de 43 participantes este año en el festival, la mayor manifestación de la canción de Europa, por primera vez este año hay dos semifinales, hoy y el jueves.

Gisela ya había participado en el certamen como corista de la canción Europe's living a celebration de Rosa, en 2002, y este año representaba a Andorra con el tema Casanova, compuesto por Jordi Cubino y que defendió en Belgrado ataviada con un excesivo vestuario entre vikingo y discotequero.

Irlanda y el Pavo Dustin se quedarón fuera ante sorpresa de muchos.

El protagonista de este dudoso honor fue Dustin the Turkey, el polémico humorista que, acompañado de voces femeninas, pedía doce puntos para su país con la poco melódica Irlande douze point.

En esta primera purga ha quedado fuera uno de los principales representantes del llamado efecto 'frikivisión', que apuesta por canciones de discutible criterio musical y componente autoparódico y en el que también se sitúa Rodolfo Chikilicuatre.

Los resquicios de extravagancia que pasarán a la final quedan, entonces y por el momento, en manos de Azerbaiyán y Bosnia-Herzegovina.

Elnur & Samir y su Day after day, un diálogo entre un ángel 'castrato' y un demonio rockero.

Bosnia-Herzegovina, en cambio, convenció con su representación infantil y campestre del estridente tema Pokusaj ('Intenta'), interpretado por el cantante Laka.

Ya dentro de la línea clásica de Eurovisión, el joven cantante Boaz, de voz preciosa y expresión sincera y apasionante, representará a Israel con The fire in your eyes, composición de una ex ganadora de Eurovisión, Dana International.

Uno de los favoritos del festival, el ídolo juvenil ruso Dima Bilan, que hace dos años en Atenas ya se presentó en Eurovisión y logró el segundo puesto, representó en Belgrado a su país con Believe, acompañado del violinista Edvin Marton que tocó en un valioso 'stradivarius'.

Bilan actuó sobre un escenario peculiar con hielo artificial sobre el que también se presentó al ritmo de la música el campeón de patinaje artístico Evgueny Plushenko, completando una de las puestas en escena más espectaculares de la noche.

La canción noruega Hold on be strong, de Maria Haukass Storeng, fiel a la balada que solía marcar el estilo de Eurovisión, también se clasificó para la final, al igual que Rumanía, presentada por el tenor Vlad Mirita en dúo con Nicoleta Matei y la composición Pe-o margine de Lume.

Otros finalistas son Armenia, con Sirusho y su Qele, Qele, una canción bailable y alegre de pop convencional con matices orientales; Polonia con Isis Gee y For life, una balada al estilo soul, y Finlandia con la banda heavy metal de Teräsbetoni Missä Miehet Ratsastaa, cuya actuación exigió muchos efectos pirotécnicos en la escena de Arena de Belgrado.

Grecia, otro favorito, fue representada con Secret combination de la cantante Kalomira, que también actuó sobre un escenario peculiar en el que de una caja enorme en forma de libro salió un corazón grande adornado con flores de color violeta.

Durante la parte introductoria del certamen una orquesta de trompetistas serbios interpretó con arreglos nuevos y atractivos algunas de las canciones inolvidables del festival europeo, como Waterloo y Volare.

La estrella de la noche fue el tenista serbio Novak Djokovic, que dio inicio a la votación lanzando una pelota al público.

Mientras se esperaba la votación, el músico serbio Slobodan Trkulja interpretó su composición Nebo (Cielo), al estilo de vieja música nacional pero con elementos modernos.