24 de abril de 2009

Los hoteles moscovitas subirán sus tarifas hasta un 30% durante las 2 semanas de Eurovisión

Los hoteles de Moscú, que por la crisis se han visto obligados a bajar sus tarifas, tienen intención de compensar las pérdidas con un aumento de precios de hasta el 30 por ciento durante la celebración, en mayo, en la capital rusa del festival de Eurovisión, informó hoy el diario Kommersant.

El Servicio Federal Antimonopolio prometió llevar a cabo una investigación por posible infracción de las leyes antimonopolio, agregó el rotativo. El precio del alojamiento en hoteles de tres y cuatro estrellas subirá entre el 10 y el 16 de mayo, día de la final de Eurovisión, entre un 20 y un 30 por ciento, indicó el servicio de reservas de Moscú.

Así, los visitantes de la ciudad deberán pagar para alojarse en el hotel President 14.500 rublos (330 euros), es decir, 4.000 rublos (90 euros) más que en época normal. El Budapest aumenta sus tarifas de 6.000 a 8.850 rublos (de 136 a 200 euros) y el Piotr I de 14.800 a 16.000 rublos (de 336 a 363 euros).Por regla general, el público de Eurovisión sólo está dispuesto a alojarse en hoteles de precio medio y barato.

Los hoteles de tres y cuatro estrellas aprovecharán la saturación de los más asequibles para elevar sus propias tarifas, explicó el director adjunto para el desarrollo de la consultora CB Richard Ellis, Stanislav Ivashkevich.Este año, Eurovisión es prácticamente el único acontecimiento del año que permitirá a los hoteleros aumentar sus ingresos, aunque no se arriesgarán a subir los precios de forma desorbitada como ocurrió el año pasado durante la final de la Liga de Campeones.

Durante ese evento deportivo, el Swisshotel Krasnye Holmy duplicó sus precios de los 18.500 rublos por noche a 40.000 rublos (de 506 a 1095 euros al cambio de entonces).También el complejo hotelero Izmailovo, con precios más populares, duplicó entonces sus tarifas de los 2.900 a los 6.000 rublos (de 79 a 164 euros).

La caída de la demanda y la rentabilidad en el mercado hotelero de la capital comenzó a dejarse sentir en el cuarto trimestre de 2008.En este periodo, según datos de la firma de servicios inmobiliarios Colliers International, la ocupación cayó del 66 al 52 por ciento y los ingresos se redujeron un 13 por ciento.
Los hoteles de Moscú, que por la crisis se han visto obligados a bajar sus tarifas, tienen intención de compensar las pérdidas con un aumento de precios de hasta el 30 por ciento durante la celebración, en mayo, en la capital rusa del festival de Eurovisión, informó hoy el diario Kommersant.

El Servicio Federal Antimonopolio prometió llevar a cabo una investigación por posible infracción de las leyes antimonopolio, agregó el rotativo. El precio del alojamiento en hoteles de tres y cuatro estrellas subirá entre el 10 y el 16 de mayo, día de la final de Eurovisión, entre un 20 y un 30 por ciento, indicó el servicio de reservas de Moscú.

Así, los visitantes de la ciudad deberán pagar para alojarse en el hotel President 14.500 rublos (330 euros), es decir, 4.000 rublos (90 euros) más que en época normal. El Budapest aumenta sus tarifas de 6.000 a 8.850 rublos (de 136 a 200 euros) y el Piotr I de 14.800 a 16.000 rublos (de 336 a 363 euros).Por regla general, el público de Eurovisión sólo está dispuesto a alojarse en hoteles de precio medio y barato.

Los hoteles de tres y cuatro estrellas aprovecharán la saturación de los más asequibles para elevar sus propias tarifas, explicó el director adjunto para el desarrollo de la consultora CB Richard Ellis, Stanislav Ivashkevich.Este año, Eurovisión es prácticamente el único acontecimiento del año que permitirá a los hoteleros aumentar sus ingresos, aunque no se arriesgarán a subir los precios de forma desorbitada como ocurrió el año pasado durante la final de la Liga de Campeones.

Durante ese evento deportivo, el Swisshotel Krasnye Holmy duplicó sus precios de los 18.500 rublos por noche a 40.000 rublos (de 506 a 1095 euros al cambio de entonces).También el complejo hotelero Izmailovo, con precios más populares, duplicó entonces sus tarifas de los 2.900 a los 6.000 rublos (de 79 a 164 euros).

La caída de la demanda y la rentabilidad en el mercado hotelero de la capital comenzó a dejarse sentir en el cuarto trimestre de 2008.En este periodo, según datos de la firma de servicios inmobiliarios Colliers International, la ocupación cayó del 66 al 52 por ciento y los ingresos se redujeron un 13 por ciento.